Aguas termales, elixir de juventud

Aguas termales, elixir de juventud

Etiquetas:

¿Te ha gustado?

Compártelo!

La búsqueda de la eterna juventud ha sido una constante de todas las civilizaciones. Tanto la ciencia como la sabiduría popular ha dedicado mucho tiempo y esfuerzo a encontrar esa poción que nos mantenga jóvenes por dentro y por fuera. Todos sabemos que los milagros no existen y que lo mejor para conservarnos es mantener un estilo de vida saludable. Pero si algo se asemeja  a ese elixir que nos ayude a luchar contra el envejecimiento eso es el agua termal. 

Desde hace miles de años se conocen las múltiples propiedades de las aguas termales, unos atributos de los que se beneficia nuestro cuerpo y nuestra mente. Ya 2000 años antes de Cristo en la India se construían las primeras instalaciones dedicadas a los baños termales. Y desde entonces todos los pueblos han continuado aprovechando los recursos que ofrecen las aguas termales, incluyendo aquellos que se enfrentan al envejecimiento.

Por fuera

La piel es el órgano más grande del cuerpo. Un adulto medio tiene aproximadamente dos metros cuadrados de piel con más de 17 metros de vasos sanguíneos y un peso de entre cuatro y cinco kilos. Además, es esencial en nuestro aspecto, por eso para mantener una apariencia joven es fundamental atajar el envejecimiento de nuestra piel.

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo con dos metros cuadrados 

Las aguas termales son un gran tratamiento antiedad. Ayudan a mantener la piel hidratada y previenen el envejecimiento prematuro, tienen efectos anti-age y la protegen de los radicales libres gracias a su composición rica en minerales y oligoelementos. 

Además el agua termal también ayuda a combatir agentes externos que pueden influir directamente en el envejecimiento de nuestra piel: protege de los rayos del sol, los cambios bruscos de temperatura y calma y alivia irritaciones.

Si quieres luchar contra el envejecimiento tu piel debe estar entre tus prioridades y está claro que las aguas termales son tu gran aliado. Puedes aprovechar todos sus beneficios con una visita a los balnearios Caldaria o a través de la cosmética termal.

envejecimiento

Por dentro

Las aguas termales tiene un efecto fundamentalmente estimulante, una cualidad que, junto a sus capacidades desoxidantes convierten a este elemento en clave para la salud.

El baño en aguas termales contribuye a la alimentación de los tejidos, lo que interviene directamente en la regeneración del cuerpo. Además, mejoran y estimula el sistema inmune, es decir, el agua termal tiene un beneficio directo sobre las defensas naturales del cuerpo, combatiendo así el envejecimiento y las dolencias. Por si fuese poco, también favorece la disolución y eliminación de toxinas del cuerpo.

El agua termal ayuda a estimular el sistema inmune

Para sentirse joven es fundamental que todos los engranajes de nuestro cuerpo funcionen a la perfección. La balneoterapia resulta muy efectiva para tratar la artrosis, reducir contracturas y rigidez, abordar problemas de tendones y nervios e incluso combatir la ciática.

Si has disfrutado ya de alguna estancia termal habrás comprobado lo relajante que resulta. Y eso también contribuye en tu pugna contra el envejecimiento. La serenidad mental que produce estar sumergido en aguas termales estimula la producción de endorfinas, la hormona de la felicidad.

Y es que no hay nada mejor para lucir joven y luchar contra el envejecimiento que encontrar ese estado de bienestar en el que las aguas termales y la balneoterapia pueden jugar un papel fundamental.

¿A qué esperas?, elige tu experiencia Caldaria