10 consejos para triunfar en tus cenas navideñas

10 consejos para triunfar en tus cenas navideñas

Etiquetas:

¿Te ha gustado?

Compártelo!

Nochebuena, Navidad y Nochevieja son días para celebrar con la familia, pareja o amigos. Puede ser que todos se reúnan en tu casa y seas tú el anfitrión o seas el invitado. En este post queremos darte una serie de consejos para ser el perfecto invitado o, por contra, triunfar como anfitrión. ¿Qué planes tienes para estas fechas?

Anfitrión en las cenas y comidas navideñas

Ten en cuenta, primero, cuáles son tus puntos fuertes. Si eres un cocinero experto y tienes un plato estrella - ese que todos te piden cada vez que os reunís - hazlo. Si lo tuyo no es la cocina, ¿por qué no encargar la cena? No solo te liberarás de pasar el día entre cazuelas sino que podrás centrarte en otros aspectos, como por ejemplo la decoración navideña o la compra de regalos para tus seres queridos. ¿Eres un magnífico guía? Organiza una ruta de senderismo o un paseo por la ciudad antes de la cena de Nochebuena. Vive con tu familia el espíritu navideño de las luces y los mercadillos.

Por otro lado, ¿vas a preparar algún plato nuevo para la cena de Nochevieja? ¿No lo has hecho nunca? Nuestro consejo es que, primero, ensayes. Unos días antes puedes realizar este plato para comértelo con tu pareja y tus hijos o incluso para probarlo tú. Así no tendrás duda ninguna de que te sale exquisito. Ten en cuenta también que hay ciertos productos que pueden escasear, o ser más caros, cuanto más cercanas estén las fechas navideñas. Procura hacerte con ellos antes. ¡Ahorrarás!

Mesa de Navidad

Cuidar los detalles siempre es importante. Y esto se aplica a todos los niveles. Desde la decoración de la casa, la presentación de la mesa o, incluso, la vajilla. Puedes tener en cuenta pequeños detalles como una pinza con ‘’papanoeles’’ en las servilletas o un regalito encima de casa plato de cada comensal. Parece algo sin importancia pero a tus invitados les encantará esta dedicación.

Ten en cuenta quién va a venir a tu casa. ¿A tu padre no le gusta nada el pescado? Procura que haya un plato de carne en el menú. ¿Tienes algún sobrino con una alergia? Prepara sus alimentos aparte. No se trata de hacer un menú para cada invitado, sino tener en cuenta sus gustos y sus preferencias. Quizá variando un poco ciertos productos de cada plato podrás tenerlos contentos a todos y evitar que quede, por ejemplo, una montaña de champiñones al lado de un plato.

¿Y si sorprendes a tus invitados con una cena fuera de casa?  Quizá no en Nochebuena, que es un día de pasar en familia. Pero, ¿por qué no en Fin de Año o en Reyes? En Caldaria tienes una estupenda experiencia de Fin de Año que incluye cena de gala, baile y muchas sorpresas para toda la familia. Deja de ser la persona que trabaja siempre en estas fechas y conviértete casi en un invitado más.

Mesa de Navidad

Cómo ser el perfecto invitado

Y ahora cambiamos las tornas. Has dejado de ser el anfitrión y solo tienes que ocuparte de ser un buen invitado. ¿Cómo? Pues quizá llevando algo a la cena a la que te han invitado. ¿El qué? Para no cometer ningún error puedes hacer algo tan sencillo como preguntar. Si quieres llevar una botella de vino preguntar cuál es la que más le gusta al anfitrión, si vas a llevar un postre, pregunta primero si es necesario o si prefieren otro tipo de producto.

Si vas a llevar un acompañante que no has llevado anteriormente, avisa. De hecho, pregunta primero. Está claro que si llevas a tu nueva pareja, tus familiares estarán encantados de conocerla pero… pregunta primero. Quizá tu anfitrión no tiene intención de hacer nada más que una cena íntima o incluso no tenía previsto un comensal más en la mesa.

Procura no acaparar la atención. Entendemos que hay personas más extrovertidas que otras y que suelen convertirse en el centro neurálgico de cada fiesta. Pero como no eres el anfitrión, procura dejarle a este ese papel. No está bien que el resto de la gente esté pendiente todo el tiempo de ti y tengas a la personas que os ha invitado apartada en un rincón. Si crees que no es posible callarte - a muchos nos pasa - trata de incluir a tu anfitrión al resto de invitados en cada tema nuevo que introduzcas. Te lo agradecerán y no pensarán que eres un pesado.

Es importante que te adaptes a los tiempos establecidos y que no llegues tarde. Procura llegar unos minutos antes de la hora convocada, o incluso media hora si quieres ayudar. Pero hazlo solo si realmente vas a ayudar. Puedes ofrecer un par de manos más en la cocina o en la colocación de la mesa. No lo hagas si vas a perseguir al apurado anfitrión con una copa de vino en la mano tratando de darle conversación. Después, a la hora de comer, procura seguir el ritmo de los demás. Si eres de los que come muy rápido trata de comer más despacio. Al anfitrión no le gustará ver tu plato vacío y a ti esperando. Le pondrá nervioso.

Un buen anfitrión te preguntará si todo ha estado a tu gusto. No le digas que todo ha sido fabuloso si, en cuanto salgas de su casa, vas a comentar con algún otro comensal o tu acompañante, que todo ha estado horrible. Tampoco le digas que ha sido un desastre. Busca el equilibrio entre la sinceridad y el respeto. Y un último consejo. Tampoco hace falta que le digas a nadie que la cena o la comida no te ha gustado. Si tu anfitrión ha puesto todo su empeño en tratar de hacer todo lo mejor posible, ya ha hecho bastante. No lo critiques con terceras personas.

Fiesta de Navidad

Y unos consejos extra… 

Hay temas prohibidos en las mesas navideñas. Uno de ellos es la política ya que solo lleva a que terminéis discutiendo. Y otro preguntar por la situación sentimental. Di no a preguntas como: ¿para cuándo novio o novia? ¿para cuándo boda? o ¿para cuando los hijos? Es mejor siempre preguntar por el trabajo o por una nueva afición. Y si en algún momento alguien quiere comentar lo de novios, bodas e hijos, ya lo hará directamente.

¿A qué esperas?, elige tu experiencia Caldaria