10 escapadas secretas por Galicia para la “nueva normalidad”

10 escapadas secretas por Galicia para la “nueva normalidad”

Etiquetas:

¿Te ha gustado?

Compártelo!

La “nueva normalidad” nos ha traído un verano más tranquilo, con viajes más cerca de nuestro lugar de residencia y con preferencia por los destinos nacionales. Galicia juega con ventaja al contar con playas únicas, ciudades como Santiago o Pontevedra, o entornos naturales como la Ribeira Sacra. Pero además de los lugares más conocidos sigue habiendo otros “secretos” libres de aglomeraciones, colas y esperas. Te proponemos 10 escapadas secretas por Galicia para la “nueva normalidad”. ¿Te apuntas?

Cascada de Auga Caída

Empezamos este recorrido por lugares “secretos” de Galicia en la cascada de Auga Caída, en Pantón (Lugo), en plena Ribeira Sacra. El acceso hasta ella es ya toda una experiencia; hay que recorrer unos dos kilómetros por un sendero entre robles, castaños y alcornoques. El tramo final es el más espectacular con un pequeño mirador desde el que contemplar la cascada y sus 40 metros de caída y su piscina natural, en la que poder darse un buen baño. Cerca de Auga Caída está el castro de Marce; visitarlo merece la pena por las vistas únicas al río Miño.

Costa de Dexo

En el concello de Oleiros existe una zona que ha resistido a la presión urbanística manteniéndose prácticamente virgen. Se trata del monumento natural Costa de Dexo-Serantes, un lugar con unos acantilados únicos desde los que observar la fuerza del Atlántico, así como aves marinas. Cuenta con un “Aula do mar”, un centro de recepción de visitantes en el que hay una exposición permanente sobre la zona y donde se ofrece información sobre rutas de senderismo. A quince minutos en coche podemos visitar el castillo de Santa Cruz, situado en una isla a la que se accede a través de una pasarela peatonal.

Faro de A Frouxeira 

Siguiendo por la costa, hacia el norte, otro lugar único que sale muy poco en las guías turísticas es el faro de A Frouxeira (Meirás, Valdoviño). En realidad el faro en sí no tiene un interés especial, pero sí la zona donde se ubica. En ella hay unos acantilados singulares (Román Polanski los incluyó en el rodaje de “La muerte y la doncella” simulando que eran los de Chile) desde los que pasarse horas viendo el mar. Si la marea está baja, imprescindible visitar la capilla do Porto, situada sobre una pequeña isla rocosa; un auténtico sitio de postal. En la zona hay varias calas -como la de Os Botes o Cano Grande- y la imponente Frouxeira, con más de tres kilómetros de longitud y una laguna declarada Zona de Especial Protección para las Aves.

Faro de A Frouxeira

O Barqueiro y Estaca de Bares

O Barqueiro, en el concello de Mañón (A Coruña), es uno de esos pueblos marineros de la costa gallega en el que el tiempo parece haberse detenido y los ritmos los marca el mar. Las casas se asientan por la ladera asomándose a una de las rías más pequeñas de Galicia. Muy cerca de allí (11 minutos en coche) se encuentra Estaca de Bares, el punto más al norte de la Península Ibérica y el lugar donde empieza el mar Cantábrico y acaba el océano Atlántico (o viceversa).

Estaca de Bares

Castro de Baroña

Es uno de los castros mejor conservados de Galicia. Situado en el municipio de Porto do Son, su origen se remonta a la Edad de Hierro y estuvo habitado desde el siglo I a.C. hasta el I d.C. La singularidad de este yacimiento no solo se debe a su buen estado sino también a su propio emplazamiento; está en una península rodeada casi en su totalidad por mar, excepto por un trozo de playa por el que se accede. En él se pueden ver varios muros defensivos, el foso, unas 20 viviendas familiares circulares (sin tejados), escaleras interiores… Por eso, pasear por Baroña es remontarse en el tiempo para poder imaginarse cómo vivían los castreños antes de la llegada de los romanos.

Castro de Baroña

A Veiga

Situado en el este de la provincia de Ourense, es el municipio de mayor extensión de la provincia, con 291 km2, y en el que se encuentra el punto más alto de Galicia: Pena Trevinca. Se trata de un destino perfecto para los amantes de la montaña y el senderismo que también cuenta con dos playas fluviales. Además, A Veiga es uno de los 14 destinos starlight que hay en el mundo, es decir: un lugar privilegiado para ver las estrellas. ¿Visitas imprescindibles en A Veiga? La Lagoa da Serpe, de origen glaciar y única en España; el embalse de Prada, con un servicio de catamarán durante los meses de julio y agosto; o la “Casa do Bailarín”, una peculiar construcción en medio del pueblo de A Veiga realizada por Daniel Mancebo, un escultor conocido como el “Gaudí da Veiga”.

Teixadal de Casaio

Y desde A Veiga nos vamos hasta el Teixadal de Casaio (Carballeda de Valdeorras), un lugar excepcional en la provincia de Ourense. Se trata de un bosque de tejos al que muchos consideran el más antiguo de Galicia. Es una visita imprescindible para los amantes del senderismo con rutas en las que se entremezcla la naturaleza con escondites de los maquis y antiguas explotaciones mineras de wolframio.

Bosque encantado de Aldán

Continuamos este recorrido por lugares secretos de Galicia por un auténtico bosque encantado, el de Aldán (Cangas, Pontevedra). La finca de O Frendoal fue en su día parte de los terrenos de un gran pazo propiedad de los condes de Canaleja. En la actualidad pertenece al Concello de Cangas y el acceso es gratuito. Adentrarse en este bosque transmite una verdadera sensación de cuento; no solo se trata de naturaleza en un estado semisalvaje, sino también de irse encontrando con un castillo (es una reproducción construida en los años 60), un acueducto de mampostería o un campo de croquet.

Bosque encantado

Pazos de Arenteiro

En el concello de Boborás (a 25 minutos del balneario de Arnoia) está Pazos de Arenteiro, una aldea declarada conjunto histórico-artístico desde 1973. Pasear por sus calles es remontarse en el tiempo varios siglos, con dos puentes de origen medieval, varios pazos, casas solariegas y una iglesia románica. Su encanto no acaba aquí ya que la naturaleza también es un ingrediente imprescindible de este lugar. Y lo es tanto en los viñedos que rodean a la aldea como los bosques de robles cercanos. Puedes descubrirlos recorriendo la senda que va hasta la cascada del Pozo dos Fumes. Imprescindible cerrar los ojos y disfrutar de la calma del lugar.

Fortaleza de San Paio de Narla

Finalizamos este particular viaje en la provincia de Lugo, concretamente en la fortaleza de San Paio de Narla, en Friol. Este castillo construido entre los siglos XII-XII y reconstruido en los XVI-XVII tras ser derribado en las revueltas irmandiñas, se ha rehabilitado para albergar un museo histórico y etnográfico. En sus diferentes espacios (patio, cuadras, bodega, cocina, habitaciones…) se pueden contemplar aperos de labranza antiguos, objetos de equitación, carruajes, telares, armas, camas...

Visitando estos lugares recuperaremos la paz y las ganas de viajar. Porque aunque sea un verano atípico, es un momento perfecto para descubrir lo que tenemos al lado de casa: un paraíso impresionantes de frescura, luz y color.

¿A qué esperas?, elige tu experiencia Caldaria
RAIA TERMAL

RAIA TERMAL

Un destino y dos países con degustaciones gastronómicas y viaje en catamarán

Ver más