Escapada por la naturaleza: 8 paseos por la Galicia indómita

Escapada por la naturaleza: 8 paseos por la Galicia indómita

Etiquetas:

¿Te ha gustado?

Compártelo!

Estamos en la época perfecta para hacer una escapada a plena naturaleza. A la sombra de los árboles nos escaparemos del calor al mismo tiempo que descubrimos rincones en los que poder refrescarnos a orillas de un río, ver dunas de película o, simplemente, huir de las aglomeraciones de gente. Ponte calzado cómodo porque hoy te vamos a descubrir ocho paseos por la Galicia indómita.

Mirador de A Curota

El Monte de A Curota se alza sobre todo el Barbanza, dominando el horizonte mires desde donde mires. Lo mejor es que ofrece una serie de miradores desde los que ver tanto la ría de Muros y Noia como la de Arousa con su paisaje de película. En el Alto da Lagoa está uno de los más famosos y en el que hay una estatua en honor al escritor Valle-Inclán. Para llegar a ellos, te recomendamos seguir la Ruta de los Miradores que ha sido creada por el Concello de Pobra do Caramiñal.

A Curota

Pasarelas del río Mao

Situadas en el municipio ourensano de Parada de Sil, se han convertido en un ícono de la Ribeira Sacra. Las pasarelas del río Mao recorren la orilla de este pequeño afluente del río Cabe adentrándonos en un valle precioso en el que disfrutaremos de la naturaleza en estado puro. Además, permite adaptar el recorrido por lo que, si vas con niños puedes hacer una ruta corta de 3 kilómetros, y si quieres caminar más, puedes recorrer la senda circular de unos 11 kms.

Pasarela del Río Mao

Parque Natural del río Barosa

En la provincia de Pontevedra, concretamente en el ayuntamiento de Barro, encontramos el Parque Natural del río Barosa. Se trata de un espacio en el que se conjugan arquitectura tradicional, un entorno natural único y el río en su máximo esplendor. Hay 17 molinos, muchos de ellos restaurados y de los que podrás visitar su interior. Si lo visitas en verano, llévate el bañador; si lo haces en invierno, prepárate para escuchar el sonido ensordecedor de la fuerza del agua por las cascadas. 

Río Barosa

Fragas do Eume

Este paraje natural constituye uno de los bosques atlánticos de ribera más extensos y mejor cuidados del planeta. Las Fragas do Eume tienen más de 9.000 hectáreas de extensión, la mayoría en estado virgen por lo que debemos tener el máximo respeto cuando las visitemos. Hay varias rutas marcadas para recorrerlo, siendo la más conocida y frecuentada la que pasa por el Monasterio de Caaveiro. En los meses de verano, deberás dejar el coche en un punto señalizado y coger un bus lanzadera que te adentrará en un mundo natural que parece sacado de cuento.

Fragas do Eume

Os Ancares

Haciendo frontera con el Principado de Asturias y con Castilla y León, encontramos un territorio que ha conseguido mantenerse como pocos: la Reserva Natural de Os Ancares. Te proponemos realizar un recorrido que te sorprenderá gratamente ya que conjuga lo mejor de la zona. La Ruta das Pallozas se adentra en los bosques autóctonos al mismo tiempo que descubres las famosas pallozas pasando por pueblos singulares como Piornedo, Xantes o Donís. Aprovecha para conocer O Cebreiro y para ver uno de los mejores cielos estrellados de Galicia.

Os Ancares

Dunas de Corrubedo

Parece el desierto pero está en Galicia, concretamente en Ribeira. El paisaje que ofrecen las Dunas de Corrubedo nos traslada a climas cálidos, a esos en los que parece que van a aparecer unos camellos en cualquier momento. Se trata del parque natural más visitado de Galicia y cuya atracción principal es la duna móvil, que tiene más de un kilómetro de largo, 20 metros de altura y unos 250 metros de ancho. Pero esto no es todo, en Corrubedo podrás disfrutar de increíbles playas, lagunas de agua dulce y de agua salada y gran variedad de fauna y flora. ¡No te olvides de los prismáticos!

Dunas de Corrubedo

Pozas de Melón

¿Un sucesión de pozas naturales excavadas en la roca y rodeadas de árboles para bañarnos en verano? En el municipio ourensano de Melón es posible. Estas cascadas naturales son recorridas por un sendero que nos lleva de unas a otras mientras atravesamos rincones idílicos. El mayor problema es decidirse por una zona en la que quedarse para darse un refrescante baño. Aunque el paso de la cercana autovía rompe un poco el paisaje, merece la pena acercarse a ellas para disfrutar de un día inolvidable.

Pozas de Melón

Fuciño do Porco

Este sendero se está convirtiendo en uno de los lugares más fotografiados de la costa de Lugo. Situado en O Vicedo, o Fuciño do Porco es una formación rocosa a la que se ha dotado en parte de unas zigzagueantes pasarelas de madera para poder recorrer sus desniveles y admirar sus maravillosas vistas sobre el Cantábrico y la ría de Viveiro. El recorrido total es de algo menos de 4 kilómetros por lo que es ideal para realizar en una mañana o tarde. Toda la ruta está bien señalizada y es de dificultad fácil, por lo que puedes hacerla en familia sin problema. 

Fuciño do Porco

¿Ya has elegido tu ruta para este fin de semana? Está claro que cualquiera de estos lugares resulta impresionante y digno de visitar. Y para terminar... ¿por qué no vienes a relajarte después de la vista a nuestros balnearios Caldaria? Son destinos seguros en los que mantenemos escrupulosas medidas sanitarias y toda la protección necesaria para que tú solo te encargues de disfrutar.

¿A qué esperas?, elige tu experiencia Caldaria